Hace dos meses dijo adiós Viandar, una revista llena de propuestas gastronómicas. Hacía algún tiempo que habían anunciado su enfermedad: los ingresos por publicidad. Tenía una edición de lujo, habían pasado de mensual a bimensual, pero ni tan siquiera eso logró salvar las "naves". Buenas firmas en su interior, con reportajes sobre productos, bodegas y cocinas. Catas de vinos, lacteos, latas,......... En fin, que con cada número yo experimentaba una mutación , me convertía en el perro de Paulov. Su director , Mikel Zeberio ha pasado a la competencia y allí iremos a leerle. Y si yo esperaba como agua en mayo cada número, en mayo precisamente salió su último número. Ahora bién, por la puerta grande se fué, con un especial sobre la montanera y sus preciosos cerdos ibéricos. Buscadla, no os arrepentireis.